Una fachada adecuada que capte la atención en cuestión de segundos y proyecte la personalidad de nuestro negocio. Toma nota de nuestros consejos y ¡triunfa!

Reformas en farmacias para mejorar las ventas - la importancia de la fachada

Si queremos mejorar las ventas de nuestra farmacia, a la hora de hacer una reforma más o menos profunda, tendremos que tener en cuenta cuál va a ser nuestro elemento diferenciador. Es decir, el principal reclamo para que el cliente opte por nuestros productos no solo por cercanía, sino por buen trato al cliente, promociones y como no, por una fachada adecuada que capte su atención en cuestión de segundos y proyecte la personalidad de nuestro negocio. Por eso, si vas a acometer reformas en tu farmacia, toma nota.

Factores a tener en cuenta si vamos a reformar una farmacia

Mejorar el aspecto y la decoración comercial de una farmacia es una tarea que dependerá de muchos factores: iluminación, pintura, limpieza, ambientación, exposición de productos y ofertas, escaparates. Todos ellos deberán mantener una unidad coherente entre sí y reforzar la imagen de tu negocio como establecimiento de referencia, calidad y confianza. Y, como no, todos ellos deben guardar relación con el primer sitio en el que reparará el cliente: la fachada.

Reformar para hacernos un hueco en la mente de nuestros clientes

Si ya contamos con una marca y un diseño visual o logotipo concreto, deberemos darle protagonismo en nuestra fachada. Por eso, a la hora de acometer reformas en nuestra farmacia, su ubicación deberá ser central, iluminada y legible. Solo de este modo, nuestros clientes nos recordarán frente a la competencia y nos haremos un hueco en la mente del consumidor. El objetivo es despertar en ellos no solo el deseo de entrar al interior, sino también de dejarse asesorar por expertos y de repetir sus compras en un futuro.

Por eso, para adaptar nuestro modelo de farmacia a los nuevos tiempos, lejos de la exclusiva venta de medicamentos con prescripción médica, debemos dar un salto. Nuestra fachada debe transmitir un mensaje de comodidad, modernidad y amabilidad. Debemos ser capaces de impactar y fidelizar con un escaparate atractivo que incluya productos novedosos en función de cada momento del año y utilizar materiales adecuados que destaquen nuestra fachada. Por último, no menos importante será adaptar el color, las texturas, los letreros y la iluminación en esta parte tan fundamental de nuestro negocio.

En definitiva, la fachada de nuestra farmacia será nuestra mejor carta de presentación; el detalle que hará que los transeúntes se paren ante ella o decidan aplazar para otro momento su compra. Porque, tras una reforma, la primera impresión sí que cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *