¿Sabes cómo ofrecer una experiencia de compra única en tu punto de venta? En este artículo repasamos algunos trucos y consejos de merchandising, fáciles de implantar, para mejorar las ventas… Leer más »

¿Sabes cómo ofrecer una experiencia de compra única en tu punto de venta? En este artículo repasamos algunos trucos y consejos de merchandising, fáciles de implantar, para mejorar las ventas en tu tienda.

Se trata de crear momentos positivos cuidando la decoración y la distribución de tus productos; toma nota.

1.-  Todo comienza en el escaparate.

Como el amor a primera vista, el vínculo emocional que se produce entre cliente y marca nace en este punto de la tienda. Por eso, deberemos colocar aquí los productos de mayor demanda y aceptación. El orden es otro factor a tener en cuenta y, cómo no, la limpieza. Además, si es una festividad determinada o época de rebajas, recuérdalo con grandes carteles y tipografía llamativa. Atraerá a los transeúntes.

2.- El interior del local tiene que representar la esencia de la marca.

El cliente deberá percibir nuestros valores a través de los cinco sentidos (marketing sensorial). Y la clave será armonizar todos ellos a través de una acertada decoración. Deberemos buscar unidad entre todos los elementos: maniquíes, mobiliario, pintura de paredes, iluminación, olor, música, ambientación. Cualquier detalle cuenta.

3.- Localiza los puntos fríos y los puntos calientes de tu tienda.

Los productos básicos –de mayor demanda- se colocarán al final de la tienda o en zonas menos transitadas (puntos fríos) a fin de que el cliente recorra el resto de pasillos. Se trata de utilizarlos como reclamo para dar a conocer aquellos otros artículos que nos convenga. Los de menor demanda o baja rotación se expondrán en los puntos calientes de la tienda, es decir, en las zonas de mayor tráfico. Una vez en las estanterías, deberán estar colocados por categorías, ser accesibles y ponerse a la altura de los ojos (“lo que no se ve no se vende”). Del mismo modo, los productos destinados al público infantil se pondrán en las baldas inferiores. Por último, los artículos complementarios, en oferta o con promociones serán bienvenidos en la zona de cajas.

4.- Amplitud y orden.

Dejar los pasillos lo más despejados posible y mantener los productos en perfecto orden (excepto para los que estén rebajados) hará que el cliente se detenga más tiempo en la tienda y que las posibilidades de mejorar las ventas en tu tienda aumenten.

Si pruebas estas técnicas de merchandising comprobarás rápidamente cómo tus ventas mejorarán y que las sensaciones de tus clientes serán más placenteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *