La importancia del mobiliario en el interior de la Farmacia según el autor Antonio Merino Fernández.

Algo más que simples muebles…

La implantación del mobiliario debe realizarse como consecuencia de un estudio previo de las  condiciones de un local y de los recorridos que pueda realizar el cliente. Captar más o menos la atención del cliente dependerá de lo agradable que a éste le resulte permanecer en el establecimiento, gracias a haber creado previamente un ambiente acogedor.

La implantación idónea será aquella que proporcione al cliente el máximo de facilidades y comodidades respecto a informarse y adquirir productos sin que precise de la intervención directa y personal del vendedor. Les hablamos de la importancia de las góndolas y los mostradores.

Góndolas

gondolas-web

Son elementos del mobiliario, del máximo interés, por tener dos claros objetivos:

  • Exposición de productos.
  • Dirigir la clientela en el sentido que más convenga.

Normalmente los productos a exponer en las góndolas son productos de bajo precio y alta rotación para incrementar la compra por impulso. Para las góndolas hay que marcar tanto el precio como las ventajas del producto con especial relevancia y colocar en la mejor zona de la góndola el producto expuesto en el escaparate. Las góndolas deben ser monotemáticas, y cambiarse, por ejemplo, cada tres semanas.

La norma básica de los expositores, es tenerlos siempre llenos, mostrando el precio de los productos expuestos y no deben situarse en el escaparate. Las tapas antirrobo son un freno a las compras por impulso.

Los lineales se deben distribuir por marcas y categorías, destacándolos con frontones informativos y regletas en cada estante, y dinamizándolos con elementos como bandejas porta precios.

Mostrador

mostrador-web

Es uno de los elementos fundamentales, por ser el punto al que acuden los clientes de una forma inmediata al entrar a la farmacia. El mostrador es uno de los puntos más calientes de la farmacia, y por tanto, un elemento altamente vendedor, pero siempre y cuando los productos que tengamos expuestos cumplan una serie de normas:

  • No sirvan de parking de expositores, ya que de esta forma sólo se consigue crear confusión en la mente del cliente, no distinguiendo entre los distintos productos expuestos. Además, cuando existen expositores encima de los mostradores, no dejan ver el producto en los lineales. Por tanto, es importante tener pocos expositores o artículos expuestos para la venta.
  • Se deben tener productos de bajo precio, que se puedan comprar sin necesidad de pensar si ese producto es caro o barato, si es necesario o no. Son productos de compra por impulso. Productos de este tipo son caramelos de venta en farmacia, chicles dentales…
  • También se pueden colocar productos de temporada que estén en promoción.
  • No tener expuestos productos de alto precio que son de compra por reflexión, ya que están quitando espacio a los productos verdaderamente vendedores como los de compra por impulso.
  • Tenerlos siempre limpios y ordenados.

Más información: Marketing y Ventas en la Oficina de Farmacia. Escrito por Antonio Merino Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *