La celebración del XIX Encuentro de Alimentación y Bebidas celebrado en Barcelona ha dejado datos y previsiones muy a tener en cuenta por todos los miembros del sector de la… Leer más »

La celebración del XIX Encuentro de Alimentación y Bebidas celebrado en Barcelona ha dejado datos y previsiones muy a tener en cuenta por todos los miembros del sector de la alimentación. En el encuentro organizado por IESE y Deloitte se han marcado las diez tendencias que seguirá el consumo durante la próxima década.

  • Compra de Conveniencia: formatos y productos cómodos, flexibles y que impulsen el ahorro de tiempo. Se reafirma el ”top-up shopping”, la compra grande en el supermercado complementada con la de productos básicos en establecimientos más pequeños.
  • Consumo y Desarrollo Sostenible: hacer del consumo una herramienta de impulso para el desarrollo sostenible de la sociedad.
  • Influencers: los blogs y redes sociales se establecen como el perfil que más influye sobre los hábitos y conductas de los consumidores modernos.
  • Millennials: los consumidores actuales son nativos digitales, que marcan la pauta y definen las nuevas formas de consumo.supermercado-coviran-ceuta-08
  • Centros comerciales ‘en modo comunidad’: tiendas físicas más reducidas y utilizadas por el consumidor como laboratorio y complementos al e-commerce.
  • Economía colaborativa: fórmulas como las que utilizan Uber y AirBnB para los servicios de transporte y alojamiento implementadas también en el sector de la alimentación.
  • Privacidad: en la era de la información, la privacidad se convierte en un factor crítico para empresas y marcas.
  • Compras Internacionales: la internacionalización del consumo ha provocado que los marketplaces se fortalezcan y sean una opción bastante deseable para más consumidores cada vez.
  • Canales físicos y online: fusionar ambos canales para facilitar y mejorar al máximo el proceso de compra del consumidor en ambos canales.
  • Conectados y saludables: el movimiento ‘healthy’, impulsado por la proliferación de dispositivos conectados tipo wearables y de aplicaciones para monitorizar y procesar información sobre nuestros hábitos y rutinas es una tendencia al alza.

Estas previsiones pretenden, en definitiva, ser la guía sobre la cual las empresas comiencen a circular para adaptarse y ofrecer un valor máximo al consumidor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *