Mauro Gamberini nos explica la posición del Digital Mirror que ha estado “experimentando” para una mejor rentabilidad de su negocio.

Apenas “aterrizó” el Digital Mirror en mi tienda de óptica me di cuenta que ser capaz de encontrar la ubicación adecuada es crucial. Ya que, colocarlo en el lugar equivocado puede tener un impacto negativo sobre su uso.

Durante los dos días siguientes a la adquisición del Digital Mirror me puse a pensar en ello porque estaba en un curso de actualización de Google, pero luego, en un lunes, me enfrenté con el espejo digital: “Y ahora que te pones?”

¿Cuál sería la mejor ubicación?

Para encontrar la mejor ubicación pensé que las principales funciones que debería cumplir el Digital Mirror son:

  1. Ayudar durante la fase de venta de monturas y lentes: el Digital Mirror deberá ser fácilmente accesible tanto para el óptico como para el cliente.
  2. Atraer y entretener a los clientes durante toda la espera: debe estar situado en un lugar de fácil acceso por el cliente y con un espacio suficiente que su uso le enganche y entretenga.
  3. Compartir en Facebook y correo electrónico la prueba de las gafas: es importante para fomentar el intercambio de imágenes cierta tranquilidad y, en la medida de lo posible, la calma facilita la acción (sobre todo para introducir la contraseña).
  4. Aumentar el prestigio de la tienda y el personal: El espejo digital, como medio de tecnología punta, se puede utilizar para mejorar su negocio, poniendo de relieve la atención que prestan a sus clientes poniendo a su disposición (también) el equipo más moderno y novedoso. Por lo tanto, debe estar bien visible, incluso para aquellos que no lo utilizan.

En el seguimiento de estas indicaciones debe asegurarse de que, una vez colocado el Digital Mirror, no impedirá la transferencia del personal y de los clientes. Podría ser un problema, especialmente para una tienda de óptica de pocos metros cuadrados (como en mi caso), pero puede evitarse mediante la elección cuidadosa con anticipación del tipo de soporte que elijamos: tótems, pared, mesa o piso.

En la tienda de óptica, donde se dedica un espacio de trabajo a la venta de cerca de 28 metros cuadrados con unas pocas piezas de muebles (un mostrador y dos cajones) puede ser interesante aprovechar como base de soporte la versión de mesa. Así que he optado por la versión de tótem porque he tenido la idea de ponerlo al lado del mostrador.

¿Porque al lado del mostrador?

Hice, sin embargo, diversas pruebas para asegurarme de cuál era la mejor opción posible, pero tras éstas, consideré que la colocación al lado del mostrador era un lugar muy interesante.

Algunas de las reflexiones que me hicieron elegir esta colocación fueron:

1-   La tienda es bastante pequeña y un banco pequeño en medio de la tienda limita el movimiento de lado a lado, forzando un camino obligado (me es imposible prescindir ahora mismo de este bando debido a que es de gran utilidad para los clientes de edades más avanzadas), quedando poco donde elegir.

2-   El tipo de venta está mayormente orientada a las ventas tradicionales asistidas, aunque son muchas las gafas de vistas y de sol  expuestas en “self-service”. Luego, en el 90% de los casos el cliente a penas entra en la tienda, va directo al banco (ya que sólo se necesitan dos pasos).

3-   El flujo de clientela en proporción con el personal (dos personas) y el servicio que damos dan como resultado, en algunas ocasiones, largas esperas o colas de clientes que podrían pasar utilizando el Digital Mirror.

Por este motivo he preferido determinar como posición el mostrador de venta, para facilitar el uso asistido a aquellos  clientes que esperan ser atendidos por el personal.

De esta manera es imposible que un cliente entre en la tienda sin, al menos, notarlo y la mayoría, quizás alentados por mí, está interesado en usar el Digital Mirror o por lo menos hacen preguntas sobre él.

No pasa un día donde al menos dos o tres clientes pregunten por su propia iniciativa: “¿Qué es esto?”

Otra posición fuerte en la tienda puede ser fijarlo en una de las cuatro paredes, utilizando la versión Wall del Digital Mirror. En este caso, sería sustituir el espejo tradicional de la tienda por la última tecnología interactiva.

¿Y tú, dónde pondrás tu Digital Mirror?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *