Crea una tienda totalmente adaptada a las necesidades y expectativas del cliente se puede conseguir a través de diversos factores como la decoración.

AUTORA DEL ARTÍCULO: Patricia González |

Cada vez más los consumidores están dispuestos a pagar un suplemento por un producto que le aporte una sensación o una experiencia que no olvidará.

Muy conocido es el caso del restaurante del chef Paco Roncero en Ibiza quien decide crear un restaurante diferente: “Sublimotion”. En él se ofrece un menú de sensaciones a 12 comensales por un precio de 1.500 euros por persona; y donde se intenta además del propio  placer gastronómico, transportar a los comensales a otros lugares jugando con la iluminación, los aromas y los sonidos. Muchas personas pensarán que es un despilfarro gastar tanto dinero en un menú degustación, sin embargo, este tipo de iniciativa está siendo muy bien acogida por clientes que les gusta y disfrutan realizando turismo gastronómico.

Restaurante Sublimotion de Paco Roncero, en Ibiza

Pues bien, si esta idea tiene éxito en la gastronomía, ¿por qué no trasladarla al mundo comercial? En la actualidad en la que vivimos existe una amplia variedad de preferencias de los consumidores, entre los que encontramos consumidores promovidos por el precio y que no prestan atención a la decoración, la calidad del producto o la variedad de productos; y clientes cada vez más exigentes, clientes que adquieren como hobbie ir de tiendas, clientes que prestan atención a cada detalle cuando están en una tienda. Todo esto, unido a alta competencia en la que nos movemos, e independientemente de cual sea tu cliente potencial, hace que convertir tu tienda en un espacio agradable y cómodo para el cliente sea de vital importancia para sobrevivir.

Un ejemplo de cómo crear tiendas únicas que generan una experiencia inolvidable en el clientes es la famosa tienda de Primark de la Gran Vía de Madrid. No es una tienda cualquiera ¡es el Primark más grande de España! Hay largas colas incluso para entrar, y personas que entran motivadas por la curiosidad, aprovechando para echarse fotos en la majestuosa tienda de 5 plantas y compartirlas en redes sociales para que todo el mundo sepa que ha estado allí.

Primark de Gran Vía, la tienda a la que todos los clientes quieren ir

La cuestión sería, ¿quieres una tienda convencional igual que la de tu competidor de la calle de al lado? ¿O por el contrario crear un espacio diferente donde tu cliente potencial se encuentre cómodo e intrigado, que realice una compra y se quede con un buen recuerdo para motivar su vuelta? No es necesario ser una gran empresa como Primark, ni disponer de un alto presupuesto para crear espacios únicos. Lo más importante es conocer a tus clientes, saber qué les gusta, qué quieren y cómo crear la tienda más adecuada y con la atención que necesitan.

Para acabar, hablaré de un último ejemplo, y para mí el más claro, la tienda Abercrombie & Fitch. Una empresa mundialmente conocida por sus particulares dependientes, modelos jóvenes con poca ropa con los que los clientes pueden hacerse fotos. Gracias a esta iniciativa el tráfico de posibles clientes creció en las tiendas, y aunque algunos de ellos acuden a la tienda más por la foto que por los productos, las ventas se han visto incrementadas notablemente.

En definitiva, los consumidores buscan experiencias distintas a la hora de comprar, y sobre todo poder compartir dichas experiencias con su entorno. No se trata de vender, sino de conseguir clientes fieles, y no hay mejor forma de fidelizar a un cliente que a través de las emociones.

Decoración Tienda de Moda

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *